Tel: 1157625171
adriana_fevsiha@yahoo.com.ar
Avellaneda - Bs.As.
República Argentina
San Arreglo se Jorge Sierra
 

La mediumnidad y su desarrollo dentro del Umbanda

El ser humano, desde que nace ya trae consigo ese don, es un sentido natural de la raza, pero su falta de evolución y con el correr del tiempo se va perdiendo; es decir que se va cerrando esta facultad cuando el individuo llega a cierto grado o crecimiento (esto es relativo, depende de la percepción de cada persona.

Las personas no se dan cuenta de está facultad, excepto aquel que es iniciado en cualquier Centro Espiritista, fuera cual fuese su doctrina; ya sea Kardecista, Basilio Científica, Rosacruz, Africanista, Umbandista, etc. Empezando a conocer el fascinante mundo que nos rodea y que no nos damos cuenta, pero que está ahí vivo, latente y con inteligencia en algunos casos, sumamente más desarrollada que la nuestra y también los peligros que existen y que al ser humano lo afecta directamente.

Así todo aquel que busca su camino, su verdad, que busca ascender a la vida espiritual, comienza se desarrollo mediúmnico.

El desarrollo de sus energías guardadas en su interior, es esa energía ancestral que está esperando el momento de ser liberada.

Las técnicas de desarrollo o desenvolvimiento, son diferentes en cada una de las doctrinas, nos situaremos únicamente en la doctrina Umbandista.

La forma de desenvolvimiento en los Terreiros de Umbanda no varía de unos a otros, siempre que el Jefe del Terreiro haya tenido un aprontamiento bien estudiado e idóneo en su formación religiosa.

Hay ciertas hierbas que al hacer puestas en infusión en agua caliente y no hervida, conocidas como amasís o en cualquier baño tanto fuese de descarga como de bautismo, estos deben permanecer tapados por un lazo de tiempo, que lo determina el Jefe del Terreiro según su criterio, para que de esa manera no pierda la fuerza concentrada dentro de las hiervas, estas deben ser despachadas en los bosques, etc.

Una ves preparado el amasís o miero el Jefe del Terreiro lavara la cabeza del iniciado, este acto no es solo el Sacramento de Bautismo, sino que también por medio de las hiervas apropiadas, comenzaran a desbloquearse sus centros mediúmnicos, comenzando desde ese momento el adepto a participar de las giras.

Cuando el médium inicia su desenvolvimiento, después de un lapso de tiempo que también depende mucho del poder de concentración, aptitud física y buena voluntad, el médium, comenzara a sentir en su cuerpo las vibraciones del Guía que a comenzado a acercarse lentamente, tomando y soltándolo, el médium estará girando con la ayuda del Jefe del Terreiro incorporado o de algún otro médium ya desenvuelto.

El objetivo de girar, no es el de bailar en el medio del salón, sino que al estar el médium girando y concentrado estará atrayendo hacia si, hacia su aura, al Guía de acuerdo con el punto cantado que se estuviese tirando, entonces, el Guía envolverá al médium con su fluido, tomándolo y soltándolo, como si fuera un espiral, hasta que al final lo incorpora.

La incorporación no se realiza inmediatamente, es un proceso lento y no se logra antes de los cinco u ocho meses; esto también depende del grado mediúmnico del iniciado, en algunos casos, no siempre, se da que el médium incorpora en mucho menos tiempo y en otros la incorporación es más lenta.

Hay algunos médiums que han tardado en tomar a su Guía hasta años, teniendo en cuenta el Jefe del Terreiro la mistificación, esto se da cuando el médium tiene intereses propios, mezquinos y sin escrúpulos, queriendo o pensando que si incorpora rápido se apurara en su aprontamiento y lo único que lograra el médium mistificador es perturbar la gira perturbar a sus Hermanos de Fe y haciendo que su Espíritu Guía lo abandone y comience a incorporar espíritus perturbadores, pensando este, que incorpora a sus Guía, no siendo así y comenzando el médium a rodar de Terreiro en Terreiro, atrasándose cada ve más y teniendo las consecuencias ya expuestas en líneas anteriores (mal uso de la mediumnidad) por eso el médium de Umbanda debe comenzar y llegar a ser Cacique en el Terreiro en el cual se inicio, dejando de lado cualquier mal entendido tanto sea con sus Hermanos de Fe, como con sus superiores, teniendo en cuenta que un Terreiro de Umbanda es también la Casa de Dios y como tal debe ser respetada.

También el médium debe aceptar sus propias culpas o errores, se da n casos en que el iniciado antes de ingresar al Umbanda fue una persona viciosa, con malas compañías o con algunos fracasos familiares y al entrar a la religión por no aceptar sus errores, vuelca toda la culpa sobre el Umbanda.

Esto es una falta de conciencia total, debe entender el Hijo de Umbanda que como cualquier persona va a tener sus problemas aquí en la Tierra como cualquier ser humano.

Entonces el médium del Umbanda debe tener un muy alto valor ético y moral para no caer en la desesperación.

Ser un médium del Umbanda es un testimonio fiel que por medio de la incorporación se prueba la reencarnación, es una comunión muy estrecha con nuestros Seres Superiores y los hombres, para que al final del ciclo, el hombre sea una partícula más en el infinito y llegar a Dios.

Recordemos que a Dios, no se llega solo por el camino de la fe o solo por el camino del saber, para llegar a él, debemos seguir los dos caminos.

Conocer a Dios, apenas intelectualmente, es comprender si sentir, conocer a Dios por la fe, es sentirlo sin comprender.

Es necesario progresar intelectualmente y sentimentalmente para conocer a Dios, para que él y por él llegue a vivir una absoluta y eterna unidad.

Quien tiene la felicidad, de haber ingresado al cuadro de los trabajadores del Umbanda, no debe prevalecerse de sus facultades mediúmnicas, apara hacer el mal, ni siquiera a aquel que juzgamos como enemigo.

Debemos ceder nuestros cuerpos físicos a los hermanos desencarnados que como Guías, vienen a aliviar dolores y dar solución a los problemas de sus semejantes, así estos consiguen y prosiguen con su evolución.

No olvidemos que cuando llegue el momento de dejar nuestro cuerpo físico también necesitaremos de un cuerpo cedido.

Debemos perfeccionar nuestra mediumnidad con pureza en nuestros corazones.

Todo médium es bueno, cuando buenas intenciones tiene, sea inconsciente, semiconsciente o consciente.

Al entrar en un lugar de trabajo espiritual, debemos liberar la mente de las cosas profanas, tratando de elevar el pensamiento, hasta nuestros Gran Maestro que con su sufrimiento y su humildad libero su alma, elevándose espiritualmente hacia Dios que es fuente inagotable de amor y misericordia.

Dividiremos la manifestación mediúmnica en tres partes.

Mediumnidad consciente: el médium consciente, es el individuo que recién empieza a desarrollar esa facultad, por eso, es necesario tener una muy alta concentración, para ir liberando la mente. El médium ira sintiendo primero varios síntomas o molestias en su cuerpo, como por ejemplo, vómitos, descomposturas estomacales, sentirá en su mente voces, le parecerá ver alucinaciones, sentirá los músculos que se ponen más tensos de lo normal, como si una fuerza interior a la de él, se apoderase, lo cual es así. Empezará a notar que su pensamiento trabaja por decirlo de alguna manera, al triple de su velocidad normal, esto se debe, que al no perder la conciencia, está sintiendo su propia conciencia (conciencia física y espiritual) y la conciencia del Guía que lo está incorporando, así como su respiración, la cual sentirá que su pecho duplicará su funcionamiento, al respirar por él y por el Guía mismo, ya que el médium es usado como un vehículo.

Todo médium de la Línea de Umbanda o de Kimbanda llega con habla (falha) pero no se le permite hablar hasta saber si es en realidad el Guía o es el médium que estuviese mistificando, esto se comprueba a través de ciertas pruebas. El médium puede demorar hasta años en pasar de médium consciente a médium semi-inconsciente o a inconsciente, todo depende de su continuidad, en su desarrollo y en sus actitudes tanto dentro del Terreiro como fuera del mismo.

El médium semi-inconsciente: es aquel que ya con cierto tiempo en su desarrollo, pasa a una incorporación más firme, empieza a sentir en su mente como si en momentos quedase dormido y se despierta nuevamente, lo mismo sucede con los oídos, por momentos escucha, por momentos no, por momentos no-vera, como de golpe recuperara la visión, esto se debe a que el espíritu que está incorporado está tomando una posesión más nítida de la materia y por lo tanto de los sentidos del médium, haciendo los movimientos más elásticos y más claros.

Si el Guía ya tuviese permiso para hablar y el médium tuviese conciencia, este sentirá en su mente las ordenes del Guía en ese momento le impartiese, no dudando ni un momento en lo que se estuviese diciendo, porque sabe que no es él, sino el Guía.

Si el médium, no supiese portugués, igual lo hablara, porque está recibiendo la comunicación del Guía.

El médium inconsciente: es aquel que ya a superado las primeras etapas, llegara ya con una buena predisposición física y mental a ese grado de mediumnidad. Que es cuando el Guía toma posesión completa y ejerce total dominio de los sentidos del médium, entonces si se le diese en ese momento al médium a comer por ejemplo pimientos de los fuertes, sal o cualquier cosa que alterase el gusto normal, no lo sentiría. Si se lo hiciese caminar sobre las brasas, no se quemaría, dentro de estos ejemplos entran otros tipos de pruebas que emplean lo Jefe del Terreiro para probar la incorporación.

Todas aquellas personas que recién incorporan y dicen no acordarse de sus Hermanos de Fe, no han estado entonces incorporados.

A veces también lo mismo se les escucha decir a algunos Paes o Maes de Santos, esto, se debe a la falta de doctrina y desenvolvimiento, porque en profundos estudios tanto parasicológicos, como religiosos y físicos se pudo comprobar que ninguna persona que recién incorpora pierde la conciencia. Entonces estas personas que hacen tales observaciones jamás han incorporado.

Unos de los consejos para asegurar una mejor mediumnidad, son, que al terminar una sesión, se debe olvidarse de lo que paso y no hacer reuniones, que inevitablemente, terminan hablando de la misma, de esa forma, el Guía ira tomando más confianza en el médium y a su vez se ira acostumbrando al medio ambiente que lo rodea.

Texto tomado del Libro Introducción a la Doctrina Umbandista de Daniel de Xangó y Adriana de Bará.

© 2009 Centro Umbanda Fevsiha - Tel: 1157625171 - Bs.As. - email:adriana_fevsiha@yahoo.com.ar

© 2016 Argen-Digital. 19 años haciendo Diseño web y Desarrollo web.
[Aprobado por Google para dispositivos móviles ]

© 2009 Centro Umbanda Fevsiha


Tel: 1157625171 - Bs.As.
adriana_fevsiha@
yahoo.com.ar


© 2016 Argen-Digital.
19 años haciendo Diseño web y Desarrollo web.


[Aprobado por Google para dispositivos móviles ]